¿Cómo funciona el aparcamiento para minusválidos?

¿Cómo funciona el aparcamiento para minusválidos?

Las personas con movilidad reducida, discapacidad o alguna diversidad funcional pueden hacer uso de plazas de estacionamiento especialmente destinadas para ellas. Esta concesión, destinada a facilitar sus desplazamientos por la ciudad atendiendo a sus limitaciones, debe justificarse mediante una tarjeta de aparcamiento. Te explicamos quiénes pueden obtenerla y cómo tramitar su solicitud.

señal aparcamiento minusválidos
botón para descargar app ParkingLibre en Google Play
botón para descargar app ParkingLibre en App Store

Plazas de aparcamiento para minusválidos en parking y en la calle

Si bien existe una Guía de Accesibilidad que es común para todas las regiones, son las propias Comunidades Autónomas las que regulan las zonas de aparcamiento para personas con movilidad reducida en cada uno de sus territorios. No obstante, la normativa autonómica sobre accesibilidad deberá cumplir siempre con unos requisitos mínimos, tanto cuando se trata de acceder a un parking privado como en las plazas de aparcamiento para minusválidos que se encuentran en la calle.

  • Cada plaza deberá estar debidamente señalizada con el símbolo internacional en el suelo (una persona en silla de ruedas) y la señal vertical pertinente, en caso de ser un aparcamiento en la calle.
  • Las plazas se ubicarán cerca de accesos o pasos de peatones.
  • Los métodos de pago, tanto en parking como en aparcamiento en la calle, deberán tener una altura accesible para el usuario (entre 100 y 140 cm desde el suelo).
  • Las plazas reservadas para minusválidos tendrán unas dimensiones superiores a las de un estacionamiento habitual: 5 metros de largo y 2 de ancho como mínimo, con un espacio lateral de al menos 1,5 metros.
  • En zonas de parking deberá habilitarse al menos una plaza de estacionamiento para minusválidos por cada 40 plazas de aparcamiento.

¿Cómo obtener la tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida?

En 1998 la Unión Europea dictaba una Recomendación sobre la creación de unas tarjetas de aparcamiento para las personas con movilidad reducida. Éstas garantizan una plaza de estacionamiento en zonas habitualmente restringidas, en centros comerciales o en lugares de difícil acceso para quienes tienen mayores dificultades de desplazamiento.

¿Quién puede solicitarla?

Las tarjetas de aparcamiento para personas con movilidad reducida son reconocidas en todos los países de la Unión Europea, por lo que se pueden emplear tanto dentro como fuera de España. Para obtenerla, el usuario deberá cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Un Certificado de Discapacidad que acredite una discapacidad igual o superior al 33%.
  2. Un baremo de movilidad reducida positivo debidamente certificado.

Esta documentación se puede obtener a través de los Equipos de Valoración y Orientación (EVO) homologados en la Comunidad Autónoma de residencia.

También es posible obtener la tarjeta de estacionamiento para minusválidos en otros casos particulares, según los criterios de cada municipio o provincia, y en el caso de aquellas personas jurídicas o físicas que sean titulares de un vehículo destinado en exclusiva para los desplazamientos de personas con movilidad reducida.

¿Dónde se solicita?

Los trámites para la concesión de las tarjetas de aparcamiento para minusválido se gestionan directamente a través de los ayuntamientos. Una vez concedidas, son útiles tanto para los residentes como para los que visitan otra ciudad dentro de la Unión Europea, siempre que la tarjeta esté visible en el salpicadero o el parabrisas del vehículo.

Es importante recordar que estas tarjetas son de uso personal e intransferible y que facilitárselas a otra persona para que disfrute de estas ventajas de aparcamiento constituye una infracción sancionable. En este sentido, hay que subrayar que la persona minusválida no tiene que ser la que en ese momento conduzca el vehículo. También es válida cuando viaja como pasajera.  

Aparcamiento en las principales zonas comerciales de Madrid

Aparcamiento en las principales zonas comerciales de Madrid

El coche y las grandes ciudades parecen dos aspectos incompatibles para los que tienen prisa o poca paciencia, pero no siempre tiene por qué ser así. Con un poco de planificación y sabiendo bien por dónde te mueves, desplazarse en coche por la capital y encontrar aparcamiento en las zonas comerciales de Madrid puede ser mucho más sencillo de lo que imaginas.

De compras por Madrid, ¿dónde dejo el coche?

Aunque la capital es enorme, lo habitual es que si salimos de compras casi siempre lo hagamos por las mismas zonas. Esto, desde el punto de vista del aparcamiento en Madrid, es una desventaja. Las zonas comerciales de Sol, Goya, Serrano o el Rastro tienen una alta demanda de aparcamiento y cumplir con las expectativas de todos los conductores no siempre resulta una tarea sencilla.

¿Quieres desplazarte con mayor comodidad y no tener dificultades a la hora de encontrar estacionamiento en Madrid? Aquí tienes algunas recomendaciones para cuando te muevas en coche por las áreas comerciales de la capital.

Aparcamiento por Sol y Gran Vía

El acceso al área de Madrid Central, a la que pertenecen estas dos céntricas zonas comerciales, limita tanto la circulación como el estacionamiento en esta parte de la ciudad

Calle Preciados en Madrid
  • Con un vehículo Cero Emisiones puedes entrar a cualquier hora y aparcar donde quieras.
  • Con un distintivo ECO puedes entrar y estacionar en la zona SER durante un máximo de dos o cuatro horas y en franjas horarias reguladas.
  • Con un vehículo con distintivo C o B sólo podrás circular entre las 7:00 y las 22:00 horas y estacionar en un parking público o privado (hoteles, supermercados, centros comerciales…).

Si estás autorizado (vehículo ECO) a estacionar en las calles afectadas por esta regulación, recuerda que puedes realizar el pago en zona verde o azul con la aplicación de ParkingLibre. El aparcamiento en zona azul es por un máximo de dos horas y en zona verde puedes aparcar hasta cuatro. Tendrás que pagar siempre que estaciones de lunes a viernes entre las 9:00 y las 21:00 horas y los sábados de 9:00 a 15:00 horas. No obstante, la demanda de aparcamiento en la calle es muy alta por lo que, si vas con prisa, lo mejor es aparcar en algún establecimiento comercial o reservar un parking en Madrid con antelación.

Hombre sujetando smarthphone
botón para descargar app ParkingLibre en Google Play
botón para descargar app ParkingLibre en App Store

Aparcamiento por Goya y Serrano

Tienes la ventaja de que el barrio de Salamanca y el de Goya ya no entran dentro de los límites de Madrid Central, por lo que puedes moverte con libertad con cualquier vehículo. Eso sí, ten previsto dar unas cuantas vueltas si deseas encontrar aparcamiento a pie de calle en zona verde o azul.

Fuera de las horas punta, el barrio de Jerónimos (ya en el límite con Madrid Centro), suele ser una buena opción para aparcar, con una ratio de casi 54 aparcamientos por cada 100 coches. Sin embargo, tendrás que desplazarte a pie hasta la zona comercial y, si estás más cerca de Atocha que de la Puerta de Alcalá, el paseo puede hacerse largo.

Te recomendamos que evites complicaciones y reserves tu plaza con ParkingLibre en los amplios aparcamientos de Núñez de Balboa 52 by Orbit. Desde aquí tendrás acceso directo a las calles comerciales con más prestigio de la ciudad, teatros, museos y el parque de El Retiro.   

Aparcamiento por el  Rastro

Al igual que Sol y Gran Vía, el Rastro es una zona comercial muy concurrida de la capital y también forma parte del área de Madrid Central, por lo que se aplican las mismas restricciones de acceso y aparcamiento.

No obstante, si te quieres desplazar en tu propio vehículo, siempre tienes la opción de reservar una plaza de aparcamiento en el Parking NH Nacional o en el de la Estación de Atocha. Se encuentran a muy poca distancia de la zona de mercadillo y resultan muy cómodos para evitar las aglomeraciones típicas de estas calles.

Si prefieres aparcar fuera, trata de alejarte un poco de la zona. Delicias o La Chopera son buenas alternativas. Son también calles SER, pero como se encuentran fuera de Madrid Central no tendrás restricciones de circulación y estacionamiento, con independencia del distintivo de tu vehículo.

Aparcamiento en los distintos barrios de Madrid

Aparcamiento en los distintos barrios de Madrid

Desde la entrada en vigor de la zona de estacionamiento regulado (SER) en Madrid, moverse por la capital resulta un poco más complicado para la gran mayoría de los conductores. Cuántas veces no te habrás encontrado dando vueltas y vueltas a la misma manzana y esperando a que la suerte se ponga de tu parte. Para ahorrarte tiempo y dinero, hemos hecho un repaso de las mejores zonas de aparcamiento de Madrid y de aquellas en las que no merece la pena intentarlo.
botón para descargar app ParkingLibre en Google Play
botón para descargar app ParkingLibre en App Store

Zonas de Madrid en las que tendrás complicaciones

A principios de año se incorporaban a “la almendra de Madrid” nuevas zonas de circulación y estacionamiento regulado ya en los límites de la M-30, como el barrio de Valdezarza (Moncloa-Aravaca), y próximamente el de Usera. La ampliación de este perímetro, junto a la consolidación de Madrid Central, ha supuesto un nuevo cambio en la capacidad de aparcamiento de los barrios más céntricos de la capital.

Se calcula que alrededor del 70% de los vehículos que circulan por la zona SER no disponen de un aparcamiento en la calle, por lo que muchos deben recurrir a la reserva de parking en Madrid centro o a buscar estacionamiento en otros barrios.

Barrios y distritos que no cumplirán con tus expectativas de aparcamiento

Si vas con prisa, si no sabes bien por dónde moverte o si desconoces las particularidades del estacionamiento en determinadas áreas de la ciudad, lo mejor es que utilices la app de ParkingLibre para que reserves plaza en tu parking privado más cercano. Aunque siempre puedes tener un día de suerte, hay algunos distritos de Madrid en los que el aparcamiento en la calle es una auténtica lotería. Sucede sobre todo en los distritos Centro, Chamberí y Salamanca, y más en concreto en los barrios de Sol, Malasaña-Universidad, Pacífico y Argüelles. Aparcar en estas zonas puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza ya que las plazas disponibles en la calle, en el mejor de los casos, no superan el 19% de los vehículos censados en el barrio.

¿Dónde aparcar en Madrid?

Frente a los inconvenientes del aparcamiento en determinados distritos de Madrid, la mejor solución es ser previsores. La reserva de plaza en un aparcamiento privado puede evitarte problemas innecesarios. No obstante, también tienes otra alternativa para aparcar en la calle: alejarte de las zonas más concurridas y estacionar tu vehículo en otros barrios en los que están habilitadas más plazas de aparcamiento público regulado.

En estos casos lo más recomendable es optar por barrios como Atocha, donde existen 96,6 plazas de aparcamiento por cada 100 coches, o Jerónimos, donde el ratio es de 53,4 estacionamientos por cada 100 coches. Algo más demandada, aunque más cercana al centro, es la zona de Palacios, con una relación aproximada de 26 plazas por cada 100 coches o el barrio de Justicia, con 24 plazas por cada 100 coches.

A medida que te alejas de la zona más céntrica de la ciudad, las probabilidades de encontrar aparcamiento en la calle aumentan, sobre todo en el norte de la capital (El Viso, Vallehermoso, Nueva España…). Aun así, en una ciudad con tanto movimiento como ésta, lo habitual será que tengas que dar más de una vuelta para encontrar la plaza de aparcamiento adecuada.

Aparques donde aparques, evita las multas

Horarios, tipos de vehículo, residentes o visitantes… Aparte de las complicaciones que puede suponer encontrar aparcamiento en Madrid, no olvides que existen normas que restringen la circulación y el estacionamiento en los barrios más céntricos de la ciudad.

Ahórrate problemas en las zonas de estacionamiento regulado de la capital y descarga la app ParkingLibre. Entre algunas de sus estupendas prestaciones te ofrece la posibilidad de pagar el estacionamiento de tu vehículo en estas áreas especiales o reservar online una plaza en el parking que más te convenga.

Covid19 movilidad en Madrid

Covid19 movilidad en Madrid

Mucho se está hablando en estos días del fin del confinamiento en Madrid y cuáles serán los diferentes escenarios de vuelta a la normalidad cuando tengamos “controlado” al covid19, especialmente en temas como nuestra movilidad.

En lo que a la movilidad se refiere (movilidad, no vehículos eléctricos)…

Madrid era un ejemplo de ciudad abierta a probar diferentes medidas para mejorar sus índices a lo largo de estos últimos años. Prueba de ello eran las diferentes alternativas de vehículo compartido que se estaban implantando, tanto públicas como privadas. También el constante esfuerzo por la promoción de los parkings disuasorios para que la entrada final en Madrid se realice en transporte público. No quisiera olvidarme del transporte de pasajeros con conductor tipo taxi o vtc (cabify, uber…).

Otra iniciativa ha pasado desapercibida es la limitación horaria en la zona verde y la zona azul de SER (servicio de estacionamiento regulado) de Madrid. Esta regulación limita el tiempo máximo que un usuario puede comprar en el parquímetro de la zona. Las diferentes apps para el pago del estacionamiento como ParkingLibre tienen el mismo comportamiento. Estas aplicaciones están totalmente integradas con la plataforma integral del SER de Madrid.

Podría enumerar decenas de iniciativas publico/privadas que Madrid estaba acometiendo y que el coronavirus me temo que también ha contagiado.

Cuatro Torres Business Area de Madrid de noche
botón para descargar app ParkingLibre en Google Play
botón para descargar app ParkingLibre en App Store

El desescalado de las medidas…

Es muy posible que en este tiempo que estamos viviendo estemos obligados a dar prioridad a la salud individual frente a la colectiva (habló de la contaminación que por desgracia también acompaña a Madrid).

Recientemente hemos escuchado como las autoridades recomiendan el uso del vehículo privado frente al transporte público como inicio de la vuelta a la normalidad y es algo que parece tener todo el sentido del mundo pero… ¿cuánto durará? ¿dará al traste con el camino que llevábamos avanzado?

Obviamente pasará mucho tiempo para que volvamos a sentirnos seguros montándonos en un coche compartido, todos nos preguntaremos “¿quien se habrá montado antes?”… volantes, cascos, manillares, son cosas que seguramente nos volverá a costar tocar con la misma generosidad con la que lo hacíamos antes.

Todos hemos vivido esa línea de metro por la mañana en donde vas a menos de 20 centímetros de cuatro o cinco cabezas mientras intentas leer algo en tu smartphone.

Tampoco creo que el vehículo privado nos haga sentir del todo seguros, no me imagino aparcando en un parking y tomando uno de esos ascensores llenos de pintadas del centro de la capital. O aparcando en la calle y acercándonos al parquímetro más cercano a pulsar unos botones que han tocado decenas de personas antes…

Quizás en la cultura occidental hemos sido demasiado generosos o descuidados con nuestra salud individual. O quizás solamente es nuestro carácter como latinos que somos en donde el contacto es menos tabú que en otras culturas.

El futuro tras el covid19

Estamos viviendo un momento único. Un «apagar y volver a encender” de nuestra sociedad en donde deberíamos aprender de lo vivido y reiniciarnos para no cometer los errores del pasado.

Para ello cada uno de nosotros deberemos poner de nuestra parte. Nuestros dirigentes políticos deben de estar a la altura de las circunstancias para liderarnos. Y no únicamente con esos mensajes de «no estamos solos”. Deben saber compartir y ponerse de acuerdo en lo mejor para todos.

Y por supuesto también las empresas, quienes en mi opinión siempre han tenido una de las llaves de la movilidad y no la habían usado realmente: el teletrabajo.

Este encierro debe servir para demostrar a todas esas empresas que hasta ahora aplicaban un método de trabajo tradicional que el teletrabajo es una herramienta real. Solamente hay que aprender a organizar determinados procesos internos. Así, miles de empleados no tendrían que desplazarse a sus centros de trabajo o por lo menos no al mismo tiempo. Esto sin duda mejoraría enormemente la movilidad.

Esperemos que también ganemos la batalla de la movilidad contra el covid19.