La tecnología no solo está aquí, sino que a algunos nos ha adelantado

La tecnología no solo está aquí, sino que a algunos nos ha adelantado

La tecnología es cada vez más amplia y rápida

Tengo 40 años y me he dado cuenta, que no soy un millennial, no pertenezco a la llamada “Generación Y”.

La verdad es que tecnológicamente hablando nunca he sido un hacha. Uso un PC para trabajar, como tantos y tantos otros hacéis. Un poquito de office, el Outlook, algo de AutoCAD y hasta aquí puedo leer. Eso sí, dentro de lo poco que sé, me defiendo con el Excel, el Word, las presentaciones, …, lo suficiente para no desentonar y que me pague todos los meses.

Pero la tecnología es cada vez más y más amplia, corre muy rápido, incluso más que el retirado Bolt. Empezando por los smartphones. ¿Dónde quedará mi Alcatel Duo que tanta ilusión me hacía? Gracias a aquel “ladrillo” podía hablar con mi novia de entonces sin problemas de costes excesivos. Hablar…, si lo vuelvo a decir: hablar.

Y es que ahora, según me voy dando cuenta, lo de hablar es lo menos importante. La evolución que estamos viviendo, bueno unos más que otros, nos lleva a estar conectados en tiempo real con nuestro smartphone, y lo de hablar es lo menos importante.

Si vierais mi teléfono, un IPhone 5, eso si plus, seguro que entenderíais lo que os comento. Por un lado, no es el más avanzado de su familia, y si os dijera las APPs que tengo, es cuando se podría comprender lo lejos que puedo estar de un millennial.

¡Hablando precisamente con uno el otro día, un primo más pequeño que tengo, de 28 años (recordemos que los millennial se definen entre 18 y 34 años), me empezó a hablar de Tinder, Snapchat y Hot5! ¿Pensabais que os iba a decir WhatsApp, Facebook o Twitter? No amigos, hasta ahí llego, otra cosa es que las utilice. Bueno, el WhatsApp si …

botón para descargar app ParkingLibre en Google Play
botón para descargar app ParkingLibre en App Store
Kate Hudson feliz

Volviendo al sujeto en cuestión, me quedé totalmente perplejo cuando me contaba lo que hacía cada una de las APPs, si bien es cierto que la que más me alucinó fue Hot5. Tal y como dice su slogan: “Hot5´s workouts can be used as an add on to your fitness routine or as your entire workout regime. Quick Mobile workouts, anhele, 5 minutes, 5 exercises” Vamos, parece que era una aplicación que te ayudaba a realizar ejercicios intensos todos los días, de una manera simple y efectiva (ver video hot5 mobile workout).

No terminaba de entender qué había visto mi primo en dicha APP y así se lo pregunté. Al momento, desde su smartphone (este ya era un 6…) me enseñó a Kate Hudson haciendo sus 5 minutitos de ejercicios. En ese momento lo entendí. La tecnología era mucho más poderosa a través de la Hudson.

La tecnología nos supera día a día

Como os decía, en muchas ocasiones tengo la impresión de que la tecnología nos supera cada día, y más a los rezagados. Desde hace tiempo, la música ya no es la misma sin Shazam o Spotify (una recomendación musical, ya que estamos por aquí de paso: Alok y su Arabe), correr siempre debe ir precedido de un Runtastic, hablar con mi amigo Rafa que vive en Suiza es más fácil con Skype o incluso el pagar “la O.R.A. es ahora” más fácil con ParkingLibre.

Pagina de inicio de web Runtastic

Porqué si amigos, la tecnología, queramos o no queramos está aquí para ayudarnos, para hacernos todo más facil, y cada vez, a mis 40 años, me doy cuenta que, más vale que vaya a su ritmo o lo voy a pasar muy mal.

En un mundo en el que utilizamos el carsharing con empresas como Car2Go, cogemos un taxi con MyTaxi, echamos gasolina con la APP de Repsol, pagamos con el wallet (si tienes American Express o tarjeta de crédito del Banco Santader) en el restaurante, reservamos hotel mediante Booking y así podría continuar hasta llegar a la muy, muy útil Hot5, parece adecuado ser consciente de dónde nos encontramos para poder avanzar con las novedades a nuestro alcance.

Dicho todo lo cual, y aunque no soy un millennial, os invito, tanto a los que lo sois como a los que no lo sois, que hagáis como yo, ser consciente del nuevo paradigma tecnológico que existe para que no nos pille a pie cambiado.

¿Parquímetro o canoa?

¿Parquímetro o canoa?

Parquímetro:

…dícese del dispositivo ubicado en la vía pública que permite el ordenamiento y medición del estacionamiento en áreas definidas para ello. Su función es recolectar dinero a cambio del derecho de estacionar un vehículo en un lugar público, por una cantidad de tiempo…

Canoa:

…dícese de un bote relativamente pequeño que se mueve con la fuerza humana. Las canoas son puntiagudas en ambos extremos y usualmente abiertas por la parte de arriba…

Hace unas semanas, en las fiestas de San Pedros de Zumaia, bajé a eso de las 12 a tomar una cerveza con los amigos, o mejor dicho a potear. Mi intención era aparcar en la Plaza de Amaia y luego ir caminando hasta el bar en el que había quedado.

La novedad en Zumaia es que ahora, en esa zona, para aparcar en la calle, es necesario pagar la OTA (O.R.A.), o al menos si no quieres llevarte luego una multa.

Tuve suerte, sobre todo para estar en fiestas, y aparqué rápidamente. Salí del coche y fui al parquímetro, o al menos donde creía recordar que ayer había un parquímetro. Estando en fiestas y en Zumaia, la verdad es que no estaba seguro si: i) el parquímetro estaba donde pensaba yo o ii) había bebido muchas cervezas el día anterior, con lo que podía confundir la calle en la que había aparcado. Sea como fuere, no tenía intención de arriesgarme a que me pusieran una multa, por lo que opté por pagar a través del móvil, pues me sonaba haber visto el día anterior una pegatina en el parquímetro, en el que se hacía referencia a una aplicación, que se llamaba ParkingLibre. No me acordaba de dónde había aparcado, pero si me acordaba del nombre de la aplicación. Como dice mi mujer, la memoria de los hombres es mejorable. Y como yo le digo a ella, las mujeres nunca olvidan…

Puede decirse que las tecnologías algunas veces están para ayudarnos, y en este caso, con la prisa que llevaba, necesitaba cuanta más tecnología mejor. Me descargué la aplicación, metí los datos de mi coche, seleccioné la ciudad en la que me encontraba. Hasta ahí supe contestar a todo, y pagué un par de horas, tiempo más que de sobra para tomar unas cañas, y luego ir al asador a comer.

Estando con mis amigos en el bar, veo a unas personas señalar hacia el paseo marítimo, donde poco a poco se van amontonando más personas. Como estamos en fiestas, salir a la calle con la cerveza está “permitido”, por lo que un amigo y yo decidimos ir a ver qué pasa.

Cuando llegamos a donde se arremolinaba la gente, nuestra sorpresa es mayúscula al ver a unos buzos sacando algo del mar. ¿Qué pensáis que era lo que estaban sacando los buzos? ¡El parquímetro que buscaba yo hace un rato!

Tengo que reconocer que por un momento me alegré, pues empezaba todo a tener sentido. El parquímetro que estaba buscando antes, era el que estaban ahora sacando del fondo del mar. Rápidamente sumé 1 + 1 y supuse que las fiestas estaban haciendo estragos en algunos, sobre todo en alguna cuadrilla, que supongo que, por la noche, molestos por la “sombra” del parquímetro, habían decidido reubicarlo, esta vez al fondo del mar. Luego pensé que no debía estar bien alegrarse por el mal ajeno, y supuse que a alguien, además de los que estaban sacando ese parquímetro, que poco tenía de canoa, debía molestarle. Entiendo que estas máquinas no deben de ser muy baratas, y que cada uno intenta ganarse como puede la vida. Mientras estaba yo en mis pensamientos, alguien comentó en voz alta: “¡parece que no flotan muy bien estos parquímetros…! ¡Mejor estarían todos ahí, en lugar de aquí arriba!”.

parquímetro en el mar
personas recuperando parquímetro del mar
botón para descargar app ParkingLibre en Google Play
botón para descargar app ParkingLibre en App Store

Supongo que como gracia está bien, además en fiestas, la lengua se suelta, como realidad no tanto. Dicho esto, al final yo cumplí con mi parte y gracias a la APP de ParkingLibre pude aparcar en Zumaia. El ayuntamiento no tuvo ningún problema conmigo mientras tomaba una cerveza, y al parquímetro espero que lo sacaran, puesto que como canoa no parecía servir, y al sol pudiera volver a recuperar su virtud, sea la que sea…

NOTA: post basado en una historia real…